GUÍA PARA LA ADMINISTRACIÓN PROFILÁCTICA PRIMARIA DE FACTOR ESTIMULANTE DE COLONIAS

 

 

Se ha hallado en tres estudios randomizados mayores que la administración primaria de FEC reduce la incidencia de neutropenia febril aproximadamente en un 50%. Se recomienda que la administración primaria se reserve para pacientes en los que se espera una incidencia de neutropenia febril superior al 40%. En pacientes, previamente no tratados que reciben quimioterapia, la administración primaria de FEC no debe usarse en forma rutinaria.

 

Circunstancias especiales

Los médicos pueden ocasionalmente tener pacientes que podrían beneficiarse de quimioterapia potencialmente no mielosupresora pero que tienen factores de riesgo potenciales para neutropenia febril o infección debido al compromiso de la médula ósea o por situaciones de comorbilidad. Es posible que la administración primaria de FEC pueda estar excepcionalmente autorizada en pacientes con alto riesgo de complicaciones infecciosas inducidas por la quimioterapia, pero los datos que avalan estas apreciaciones no son concluyentes .

Entre los factores de riesgos se podría incluir a los siguientes:

a-         neutropenia pre–existente debido a la enfermedad de base.

b-         primera quimioterapia muy extensa.

c-         irradiación previa de la pelvis u otras áreas que contienen grandes cantidades de médula ósea.

d-         historia de neutropenia febril recurrente.

e-         condiciones que aumentan el riesgo de infección, ej: pobre status de performance y cáncer avanzado, infección activa, etc.

No todo está incluido en esta lista, existirán circunstancias únicas en las que el uso de FEC será apropiado y no se hallará entre las recomendaciones de este guideline.

 

Guía para la Administración Profiláctica Secundaria de FEC

Existe evidencia de que la administración de FEC puede disminuir la probabilidad de neutropenia en ciclos de quimioterapia subsecuentes después de ser documentada en un ciclo temprano. Incluso si la neutropenia febril no ha ocurrido el uso de FEC puede ser considerado si la neutropenia prolongada causa una excesiva reducción de las dosis o demora la quimioterapia. Sin embargo los médicos pueden considerar la reducción de la dosis de la quimioterapia como una alternativa para el uso de FEC.

 

Recomendaciones 2000

En el marco de algunos tumores, exclusivamente tumores curables, la reducción de la dosis después de un episodio de neutropenia severa debe ser considerada como una opción terapéutica primaria. No se han publicado estudios que demuestren beneficios en la sobrevida o el tiempo libre de enfermedad cuando la dosis de quimioterapia es mantenida y la profilaxis secundaria con FEC es instituida. En ausencia de datos clínicos u otras razones para mantener la quimioterapia con dosis intensificada, los médicos deben considerar la reducción de la dosis después de una neutropenia febril o neutropenia severa o prolongada posterior a un ciclo de tratamiento.

Guía para la Terapia con Factor Estimulante de Colonias   

Pacientes afebriles 

Existen datos inadecuados sobre si los pacientes con neutropenia pero sin fiebre se beneficiarían clínicamente con la iniciación de FEC al momento en que la neutropenia es diagnosticada por lo cual la intervención terapéutica con FEC en pacientes neutropénicos afebriles no está recomendada.

 

Pacientes febriles 

Los datos disponibles no avalan claramente la iniciación de FEC junto con los antibióticos en pacientes neutropénicos febriles. Sin embargo los pacientes pueden tener factores pronósticos que pueden predecir su deterioro clínico, como neumonía, hipotensión, síndrome de sepsis o infección fúngica. El uso de FEC junto con los antibióticos puede ser razonable en pacientes de alto riesgo aunque los beneficios de la administración en estas circunstancias no ha sido probada.

 

Recomendaciones 2000

Los resultados colectivos de ocho estudios proveen fuerte evidencia en favor de no recomendar el uso de FEC en forma rutinaria con los antibióticos para el tratamiento de fiebre no complicada y neutropenia. Fiebre no complicada y neutropenia se definen como: fiebre de < 10 días de duración, sin evidencia de neumonía, celulitis, absceso, sinusitis, hipotensión, síndrome de sepsis, invasión fúngica invasiva o malignidad no controlada. Ciertos pacientes con fiebre y neutropenia tienen alto riesgo para complicaciones infecciosas tienen factores que predicen un pobre resultado clínico. El uso de FEC en estos pacientes de alto riesgo puede ser considerado pero los beneficios del FEC en estas circunstancias no han sido probados. Estos factores incluyen: a- neutropenia < 100 neutrófilos/ml; b- enfermedad primaria no controlada, c- neumonía, d- hipotensión, e- síndrome de sepsis, f- infección fúngica invasiva. La edad > 65 años y la linfopenia post tratamiento pueden ser factores de riesgo pero aún no han sido confirmados en estudios multicéntricos.

 

 

Guía para el uso de FEC en pacientes con Leucemia Aguda y Síndromes mielodisplásicos . Recomendaciones  2000

 

 

Leucemia Mieloide Aguda ( LMA )

El uso de FEC puede ser considerado en el marco de si el beneficio de su uso en términos de un posible acortamiento de el tiempo de hospitalización es superior al costo del FEC. Existe evidencia en algunos estudios, la mayoría en pacientes ancianos, de que la administración de FEC puede disminuir modestamente la duración de la neutropenia, acompañado de una disminución de las complicaciones infecciosas cuando se inicia corto tiempo después de completarse la terapia de inducción de la LMA. Los efectos benéficos como la duración de la hospitalización y la incidencia de infecciones severas ha sido variable y modesta aunque pacientes de 55 años o más son los que más probablemente se benefician con el uso de FEC. Ningún estudio ha demostrado todavía una respuesta completa o respuesta a largo plazo. Parece existir un riesgo mínimo asociado con el uso de FEC en esta situación, la decisión de si usar o no el FEC es determinado por el costo. No se sabe si el FEC acelera significativamente la recuperación del recuento absoluto de neutrófilos de 100 a 200 / mm3, en la mayoría de los pacientes alcanzar estos niveles es suficiente protección contra la infección lo cual permite su alta de la institución.

 

No hay evidencia de que el FEC administrado antes o concurrentemente con la quimioterapia sea beneficioso y su uso no está recomendado. Parece ser más profundo el acortamiento de la duración de la neutropenia después de la consolidación de la quimioterapia para pacientes con LMA en remisión.

 

Myelodysplastic Syndromes

El FEC puede aumentar el recuento absoluto de neutrófilos en pacientes neutropénicos con Sindrome Mielodisplásico. No hay datos que respalden el uso continuo de FEC en estos pacientes. La administración intermitente de FEC puede ser considerada en pacientes con neutropenia severa e infección recurrente. 

 

Leucemia Linfoblástica Aguda (LLA)

Los datos son suficientes para recomendar el uso de FEC después de los primeros días quimioterapia en la inducción inicial o el primer curso post remisión , lo cual acorta la duración de la neutropenia menor de 1000/ mm3 a menos de 7 días. El efecto sobre la incidencia y duración de la hospitalización y la adquisición de infecciones serias son menos consistentes. El Factor Estimulante de Colonias de Granulocitos puede ser administrado junto con la terapia antimetabolito/corticoides lo cual es característico de algunos regímenes para LLA. Como en la LMA de los datos publicados no se puede decir con certeza que el FEC acelere significativamente la recuperación del recuento de neutrófilos de 100 a 200/ mm3. El uso de FEC de Granulocitos en niños con LLA fue asociado con un pequeño beneficio con el uso de antibióticos o de los días de hospitalización.

 

Recaída de Leucemia. Recomendación 2000

Los datos disponibles no son suficientes para recomendar o no recomendar el uso de FEC en pacientes con Leucemia linfoblástica refractaria o en recaída.

 

Guía para el Uso de FEC en pacientes que reciben Quimioterapia y Radiación en forma concurrente

El uso de FEC debe evitarse en pacientes que reciben Quimioterapia y Radioterapia concomitantemente , particularmente si involucra el mediastino. En ausencia de Quimioterapia , en pacientes que reciben terapia radiante en grandes áreas , el uso de FEC puede ser considerado si se espera una prolongada neutropenia secundaria . 

Guia para el Uso de FEC en población pediátrica   

En ausencia de datos concluyentes en pediatría el guideline para adultos generalmente es aplicable al paciente pediátrico. Sin embargo la dosis óptima aún no se ha determinado.

Dosificación y Vía de Administración del FEC

En adultos la dosis recomendada de FEC de granulocitos es de 5 mg/kg/d o 250 mg/m2/d de FEC de granulocitos–macrófagos. Estos agentes pueden ser administrados por vía subcutánea o en forma intravenosa.

 

Guía para la Iniciación y Duración de la Administración de FEC   

De acuerdo a los datos clínicos existentes los FEC deberían comenzar a administrarse entre 24–72 horas subsecuentes a la quimioterapia . La continuidad de la terapia con FEC hasta que el recuento de neutrófilos sea de 10.000/mm3 es seguro y efectivo. Sin embargo una corta administración que lleve a una adecuada recuperación de los neutrófilos es una alternativa razonable.

 

Bibliografía

1.      Ozer H, Armitage JO, Bennett CL, Crawford J, Demetri GD, Pizzo PA, Schiffer CA, Smith TJ, Somlo G, Wade JC, Wade JL 3rd, Winn RJ, Wozniak AJ, Somerfield MR J. 2000 update of recommendations for the use of hematopoietic colony-stimulating factors: evidence-based, clinical practice guidelines. Clin Oncol 2000 Oct 15;18(20):3558-85

 

Última Actualización: 03/05/2008

Envia tu Sugerencia