ANTICONCEPTIVOS ORALES Y RIESGO DE INFARTO DE MIOCARDIO

 

 

 

Palabras claves: anticonceptivos orales, riesgo de infarto de miocardio

 

 

Desde 1963 se ha descripto la asociación del uso de anticonceptivos orales y trombosis coronaria, luego se la asoció como factor de riesgo para trombosis venosa tanto como arterial. Con el fin de reducir estos riesgos se han realizado varios cambios en los preparados anticonceptivos, como la reducción en la dosis de estrógenos y cambio del compuesto progestágeno, surgiendo así los anticonceptivos de tercera generación con una teórica protección miocárdica por presentar un efecto favorable en el perfil lipídico, incrementando los niveles de colesterol HDL.

En base a los expuesto Tanis B. y col. han diseñado un estudio con el fin de evaluar si el uso de bajas dosis combinadas de contraceptivos orales afecta el riesgo de infarto de miocardio; y el efecto del tipo de progestágeno incluido en el anticonceptivo oral (levonorgestrel comparado con gestodeno o desogestrel), y la presencia de la mutación del gen del factor V de Leiden y la mutación del gen de la protrombina, que ha sido asociado con infarto de miocardio en mujeres jóvenes y elevado riesgo de trombosis venosa.

Se enrolaron 248 mujeres de 18 a 49 años de edad que presentaban un primer infarto de miocardio previo y 925 mujeres control quienes no presentaban infarto de miocardio previo. Los resultados encontrados fueron que las mujeres que habían usado cualquier tipo de contraceptivos combinados orales tuvieron 2 veces más infarto de miocardio que las no usuarias. Las usuarias de anticonceptivos de segunda generación el riesgo fue de 2,5 veces y las de tercera generación 1,3 veces. El riesgo de las mujeres sin la mutación protrombótica fue de 2,1, y 1,9 las mujeres que presentaban la mutación.

Por lo tanto, el riesgo de infarto de miocardio se incrementa en las mujeres usuarias de anticonceptivos orales de segunda generación (levonorgestrel). Con respecto a los anticonceptivos de tercera generación (desogestrel o gestodeno) los resultados son inconclusos pero sugiere que el riesgo es más bajo que los de segunda generación. La mutación protrombótica no tiene influencia en el riesgo de infarto de miocardio.

 

 

Comentario:

La contracepción oral es el método más efectivo para el control de la natalidad, pero se debe tratar de evitar al máximo posibles efectos colaterales, utilizando drogas estudiadas y dosis adecuadas para minimizar efectos adversos severos como el infarto de miocardio.

 

 

Dr. Guillermo Firman

05-Mar-2002

 

 

Bibliografía:

  1. Chasan-Taber L, Stampfer M. Oral contraceptives and myocardial infarction--the search for the smoking gun. N Engl J Med  2001 Dec 20;345(25):1841-2

  2. Tanis BC, van den Bosch MA, Kemmeren JM, Cats VM, Helmerhorst FM, Algra A, van der Graaf Y, Rosendaal FR. Oral contraceptives and the risk of myocardial infarction. N Engl J Med  2001 Dec 20;345(25):1787-93 [Resumen]

  3. Heckbert SR, Kaplan RC, Weiss NS, Psaty BM, Lin D, Furberg CD, Starr JR, Anderson GD, LaCroix AZ. Risk of recurrent coronary events in relation to use and recent initiation of postmenopausal hormone therapy. Arch Intern Med 2001 Jul 23;161(14):1709-13 [Resumen]

  4. Rosenberg L, Palmer JR, Rao RS, Shapiro S. Low-dose oral contraceptive use and the risk of myocardial infarction. Arch Intern Med  2001 Apr 23;161(8):1065-70 [Resumen]

 

 

Envia tu Sugerencia