RIESGO DE RUPTURA UTERINA DURANTE EL PARTO EN MUJERES CON UN PARTO POR CESAREA PREVIA

 

 

 

Palabras claves: ruptura uterina, cesárea previa, riesgo de complicaciones

En Estados unidos el 60% de las mujeres con un parto por cesárea previa presentan un trabajo de parto en embarazos subsiguientes. Existe el concepto que el trabajo de parto puede incrementar el riesgo de complicaciones maternas comparados con partos por cesáreas electivas. La complicación más temida es la ruptura uterina, que es poco común pero seria, y puede resultar en una histerectomía, injurias urológicas, necesidad de transfusiones sanguíneas, muerte materna, y complicaciones perinatales (deterioro neurológico y muerte).
Los estudios realizados hasta el momento buscando relación entre el trabajo de parto y la ruptura uterina, tienen limitaciones y presentan resultados inconsistentes, y no tienen en cuenta los trabajos de parto iniciados espontáneamente con los inducidos con prostaglandinas, y mujeres con repetidos partos por cesárea sin trabajo de parto comparados con mujeres con un solo parto realizado por cesárea.
Por lo expuesto M. Lydon-Rochelle y col. diseñaron un estudio de cohorte retrospectivo, incluyendo 20.095 mujeres primíparas con un único parto previo realizado por cesárea, encontrando que la ruptura uterina presenta una incidencia de 4,5 casos en segundos embarazos simples cada 1000 mujeres, y fue asociado con un incremento significativo en el riesgo de ruptura uterina, este riesgo comparado con cesáreas repetidas sin trabajo de parto fue:
a- 3,3 veces mayor en mujeres con trabajo de parto espontáneo,
b- 4,9 veces mayor en trabajo de parto inducido sin prostaglandinas,
c- 15,6 veces más elevado en trabajos de parto inducido con prostaglandinas.
Según el estudio, el riesgo no varía cuando se excluyen otras enfermedades concurrentes como diabetes mellitus, hipertensión crónica, preeclampsia, presentación podálica, herpes genital, o placenta previa.
Las complicaciones postparto fueron significativamente más frecuentes en mujeres con ruptura uterina con respecto a aquellas que no la presentan, como ser anemia post-hemorrágica severa, infección puerperal mayor, injuria vesical, íleo paralítico, histerectomía, complicaciones de la anestesia y de la cirugía obstétrica, hospitalización materna mayor de 5 días, y muerte del infante.

 

Comentario:
En base a los datos de este estudio, la inducción del trabajo de parto incrementa el riesgo de ruptura uterina en mujeres con una cesárea previa, y que la inducción con prostaglandinas presenta el riesgo más elevado, esto depende de la preparación utilizada, el régimen, y el grado de dilatación cervical.

 

Bibliografía:
1. Frankish H. Prior caesarean increases risk of uterine rupture. Lancet. 2001 Jul 7;358(9275):42.
2. Greene MF. Vaginal delivery after cesarean section--is the risk acceptable? N Engl J Med. 2001 Jul 5;345(1):54-5. [Texto completo]
3. Lydon-Rochelle M, Holt VL, Easterling TR, Martin DP. Risk of uterine rupture during labor among women with a prior cesarean delivery. N Engl J Med. 2001 Jul 5;345(1):3-8. [Resumen] [Texto completo]
4. Yap OW, Kim ES, Laros RK Jr. Maternal and neonatal outcomes after uterine rupture in labor. Am J Obstet Gynecol. 2001 Jun;184(7):1576-81. [Resumen]
5. Blanchette H, Blanchette M, McCabe J, Vincent S. Is vaginal birth after cesarean safe? Experience at a community hospital. Am J Obstet Gynecol. 2001 Jun;184(7):1478-84; discussion 1484-7. [Resumen]
6. Sims EJ, Newman RB, Hulsey TC. Vaginal birth after cesarean: to induce or not to induce. Am J Obstet Gynecol. 2001 May;184(6):1122-4. [Resumen]

 

Envia tu Sugerencia