DICLOFENAC MÁS OPIOIDES PARA EL CONTROL DEL DOLOR POSTERIOR A UN PARTO POR CESAREA

 

 

 

Palabras claves: diclofenac, opioides, parto por cesárea, dolor postquirúrgico.

 

Con la administración de opioides en forma intravenosa se logra un buen control del dolor post-operatorio y del dolor generado por el cáncer, mejorando la satisfacción del paciente. En obstetricia se han usado los opioides tanto para el control del dolor post-operatorio de un alumbramiento por cesárea como del generado por el trabajo de parto, pero algunas pacientes requieren altas dosis incrementándose los efectos colaterales de los mismos (sedación, nauseas, depresión respiratoria).

El dolor post-operatorio de una cesárea tiene dos componentes: el generado por la herida quirúrgica y el generado por las contracciones uterinas. Se ha comprobado que el dolor provocado por las contracciones uterinas responden pobremente a la administración de opioides.

Con respecto a los Antiinflamatorios no Estroideos (AINEs), estos tienen un efecto positivo sobre el dolor menstrual por sus efectos sobre el mecanismo del dolor uterino, pero su asociación en cirugías es controvertido debido al potencial riesgo de sangrado y si son administrados antes del parto presentan el riesgo potencial de cierre prematuro del ductus arterioso e hipertensión pulmonar en el neonato.

En base a lo expuesto sería razonable realizar una combinación de ambos grupos de drogas para mejorar el control del dolor.

Olofsson et al. diseñaron un estudio randomizado, doble ciego, placebo controlado, con el fin de minimizar los efectos negativos de los opioides, buscando disminuir la dosis de estos con la adición de diclofenac.

Luego de cesárea electiva, donde se realizó como anestesia bloqueo espinal con bupivacaina, administraron a todas la mujeres en el post-operatorio inmediato con set de infusión ketobemidona (Cliradon®; Ketogan®) 1mg cada 6 minutos (máximo 10 mg/hora). En caso de ser necesario le administraban dosis extra de la misma droga 5-10 mg en bolo intravenoso. Luego a un grupo le administraban diclofenac 50 mg en supositorios cada 8 hs durante las primeras 24 hs, y al otro grupo placebo también como supositorios.

Comparando los resultados de ambos grupos, las mujeres que recibieron diclofenac presentaron una reducción del 39% los requerimiento de opioides comparado con las que recibieron placebo, resultado estadísticamente significativo, sin efectos colaterales.

 

Comentario:

Aunque se requieren estudios más grandes que confirmen estos resultados, con el objetivo de garantizar el comfort de las parturientas, permitiendo la ambulación temprana y sin interferir con la interacción madre-hijo, la adición de 150 mg/día luego de la cirugía es una opción válida para controlar el dolor posterior a un parto por cesárea.

 

Bibliografía:

1.      Olofsson CI, Legeby MH, Nygards EB, Ostman KM. Diclofenac in the treatment of pain after caesarean delivery. An opioid-saving strategy. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 2000 Feb;88(2):143-6 [Resumen]

2.      Dennis AR, Leeson-Payne CG, Hobbs GJ. Analgesia after caesarean section. The use of rectal diclofenac as an adjunct to spinal morphine. Anaesthesia 1995 Apr;50(4):297-9 [Resumen]

3.      Bush DJ, Lyons G, MacDonald R. Diclofenac for analgesia after caesarean section. Anaesthesia 1992 Dec;47(12):1075-7 [Resumen]

4.      Rorarius MG, Suominen P, Baer GA, Romppanen O, Tuimala R. Diclofenac and ketoprofen for pain treatment after elective caesarean section. Br J Anaesth 1993 Mar;70(3):293-7 [Resumen]

Envia tu Sugerencia