NUEVAS TENDENCIAS EN EL TRATAMIENTO MÉDICO DE LA ENDOMETRIOSIS

 

 

 

Palabras clave: laparoscopia, interferón alfa 2b (IFNα 2b), Pseudoembarazo, pseudomenopausia.

 

Esta enfermedad afecta a mujeres en edad fértil y a pesar de diferentes teorías su etiología aún permanece desconocida ,pero en la que juegan una importancia fundamental en el mantenimiento de la misma las hormonas femeninas, hecho que se pone de manifiesto por múltiples observaciones ya que esta no se desarrolla en ausencia de función ovárica endógena, en la menarca o en la menopausia o en pacientes con disgenesia gonadal, pero es posible en condiciones de administración exógena de hormonas femeninas. La presencia de endometrio o de menstruación no es esencial siempre y cuando los ovarios sean normales; también se la observó en la amenorrea primaria asociada a agenesia uterina, donde lo mas probable es que la enfermedad resulte de la metaplasia celómica inducida por hormonas.

Los implantes de endometrio tienen receptores para estrógenos y progesterona aunque no siempre responden como lo haría el endometrio ortotópico. Solo la estimulación cíclica mantiene este efecto y situaciones tales como el embarazo o la administración continua  no cíclica  de estrógenos o progesterona  que inhiben la ovulación y pueden llevar a la atrofia endometrial.

El tratamiento de la enfermedad se basa fundamentalmente en la alteración hormonal del ciclo menstrual en forma médica o quirúrgica solos o en combinación. El tratamiento depende de cada paciente, su edad, los deseos de fertilidad, extensión de la lesión y gravedad de los síntomas, tambien de la mejoría de los síntomas durante y después del tratamiento, evolución de los implantes macroscópicos, recidivas e índices de embarazo en mujeres en las cuales la infertilidad es un factor importante.

El tratamiento médico induce a una disminución de los estrógenos consecutivo a una inhibición hipofisaria que termina por inhibir la proliferación de los implantes ya sea a través de un esquema de pseudoembarazo o pseudomenopausia (amenorrea hipoestrogénica).

En el esquema de pseudoembarazo se utilizan estrógenos o progestágenos en forma continua durante 6 a 9 meses, por ejemplo: Acetato de medroxiprogesterona, 30 a 50 mg por día o acetato de medroxiprogesterona de depósito, 150 mg intramusculares cada 3 meses. Para provocar una pseudomenopausia puede utilizarse 400 a 800 mg de Danazol en forma oral por día durante 6 a 12 meses, análogos de GnRH (acetato de leuprolide 0,5 mg) en forma intramuscular, de depósito, implantes, inyecciones subcutáneas diarias o spray nasal solos o bien Gestrinona 5 mg por vía oral. Estos a menudo llevan a la mejoría de los síntomas con un 60% de resultados positivos.

En general no mejoran los índices de fertilidad, son costosos y con muchos efectos adversos, las hormonas femeninas pueden ocasionar sangrados, náuseas, retención hídrica, depresión, sensibilidad mamaria, y  los progestágenos pueden alterar las lipoproteínas. La disminución de los estrógenos ocasiona involución mamaria, sofocos e irritabilidad, este cuadro es mas pronunciado con el uso de los análogos de la GnRH, que además llevan a la disminución de masa ósea, mientras que el danazol y la gestrinona producen efectos hiperandrogénicos.

El tratamiento quirúrgico puede ser conservador o radical, el primero de ellos en la actualidad utiliza la via laparoscópica y se limita a la disminución de los focos endometrósicos por escisión local con conservación de los órganos pélvicos (conservación de la mayor cantidad de tejido ovárico posible) sobre todo en mujeres que desean conservar la fertilidad y cuyos resultados no son buenos en cuanto al logro de embarazos con un 50% de recidivas en pacientes no castradas. La cirugía radical que consiste en la anexohisterectomía total con ooforectomía bilateral, tiene por objeto la curación permanente, opción que se reserva para pacientes perimenopáusicas, opción que es poco aconsejable para mujeres jóvenes.

Una variante a esto es la combinación de ambos métodos que ha demostrado validez en la enfermedad avanzada. Una alternativa actual en estudio es la utilización de inyecciones

intraperitoneales de Interferón humano alfa 2b (dosis progresivas de 3 millones de U.I. para cada estadío de la enfermedad)en el primer tiempo de la laparoscopia y en complemento a la terapia de supresión hormonal y que ha demostrado buenos resultados tanto en modelos animales como en humanos con mejoría de los síntomas y del índice acumulativo de embarazos hasta un 33,8%.

Comentarios: pese a parecer que no se ha avanzado mucho en el control de esta patología ya que todas las alternativas incluidas la cirugía  de invasión mínima no aseguran un resultado optimo en el 100%, un nuevo horizonte se perfila con el uso de interferón humano, aunque para certificar esto son necesarios estudios controlados, a doble ciego y randomizados para una mejor evaluación del tratamiento.

 

Bibliografía:

1.      Budawy SZ, Etman AE, Cuenca V, Montane A, Kaufman L. Interferón -alpha2b on endometrioma cell in vitro. Obstet Gynecol 2000 Apr 1;95 (4 suppl 1):s57.[Resumen]

2.      Ali AF, Fateen B, Ezzet A, Badawy H, Ramadan A, El-tobge A. Laparoscopic intraperitoneal injection of human interferon-alpha2b in the treatment of pelvic endometriosis: a new modality. Obstet Gynecol 2000 Apr 1;95 (4 suppl 1): s47-s48. [Resumen]

Envia tu Sugerencia