AVANCES EN EL TRATAMIENTO DE LA ATROFIA UROGENITAL EN LA MENOPAUSIA

 

 

 

Palabras claves: Terapia de reemplazo hormonal (TRH), Anillo vaginal de liberación de 17-b estradiol. Atrofia urogenital.

 

Con la disminución de los estrógenos en forma progresiva en la peri y posmenopausia ocurre una gradual disminución de la mucosa vaginal, uretral y vesical. Al hacerse mas marcada esta atrofia aumentan los síntomas urogenitales como ser prurito y ardor vaginal, vaginitis atróficas, dispareunia y sangrados traumáticos por estrechez. Los síntomas urológicos tienen una explicación fisiopatológica basada en un orígen embriológico compartido y por lo tanto sometido a dependencia hormonal estrogénica, por lo que son frecuentes las infecciones a repetición, disuria, e incontinencia urinaria. El déficit hormonal desencadena en una disminución del tejido de sostén condicionando prolapsos e incontinencia de orina al esfuerzo.

Los síntomas de envejecimiento urogenital, según lo demuestra una encuesta realizada en 6 países europeos (1994) se presentan en un tercio de las mujeres mayores de 55 años, aunque un bajo porcentaje de ellas solicitó soluciones a este problema.

Se cuenta en la actualidad con un novedoso dispositivo en forma de anillo vaginal (similar a un diafragma) de liberación de 17 beta-estradiol , como alternativa de la terapia de reemplazo hormonal en el tratamiento de la atrofia urogenital que era dispensada en forma de óvulos o cremas con desiguales porcentajes de absorción. Este método puede ser utilizado por mujeres que no quieren o no pueden utilizar un tratamiento sistémico, o porque el mismo les ocasiona tensión mamaria, sofocos o metrorragias; y que las dosis habituales no mejoran los síntomas de la atrofia urogenital. El porcentaje de absorción es muy escaso ya que el anillo libera 7,5 mg/dia de estradiol durante 3 meses y por ello no hay riesgo de estimulación endometrial y sangrados no deseados. No han sido demostrados efectos tóxicos ni discrasias sanguíneas ni efectos irritantes o inflamatorios locales.

El dispositivo se coloca a manera de pesario en el tercio superior de la vagina y su uso puede ser continuo o intermitente según lo desee la paciente ya que no es necesario retirarlo para el baño o las relaciones sexuales. Luego de ser colocado se produce una maduración del epitelio vaginal quien regula entonces la absorción de estradiol y no altera los niveles de FSH ni a la globulina transportadora de hormonas sexuales por lo que no estimula al endometrio y no requieren oposición con progestágenos.

Diferentes ensayos han demostrado que se produce maduración del epitelio vaginal y no superan los 60 pmol/l (umbral de estimulación endometrial); además, mujeres que ya reciben TRH y que necesitan estrógeno vaginal por la persistencia de los síntomas de atrofia urogenital pueden usar el anillo sin aumentar las dosis del progestágeno para prevenir la estimulación endometrial. Se demostró hasta un 90% de aceptación en las usuarias siendo ínfimo el porcentaje de expulsiones o de rechazo, que fue observado en pacientes con antecedentes de vaginismo, de igual forma que los efectos indeseables que consistieron en aumento del flujo, molestias vaginales o gastrointestinales.

Comentarios: esta variante técnica en la administración de la terapia de reemplazo hormonal en mujeres con síntomas de atrofia urogenital, trastorno importante de la mujer menopáusica, (aunque no sea el principal motivo de consulta para éste grupo etario) se transforma en una variante útil para el tratamiento sobre todo si las variantes de uso tópico resultan incómodas o no brindan una respuesta adecuada a dicho problema. Este método cuenta además con el aval de la FDA (1998), por lo que sería interesante ver la respuesta y aceptación en nuestra sociedad ya que sería una alternativa válida para el tratamiento de los trastornos urogenitales de la menopausia.

 

 

Bibliografía:

1.        Brincat M, Moniz CJ, Studd JW, Darby A, Magos A, Emburey G, Versi E. Long-term effects of the menopause and sex hormones on skin thickness. Br J Obstet Gynaecol. 1985 Mar;92(3):256-9. [Resumen]

2.      Wright HJ. The female perspective: Women's attitudes toward urogenital aging. Am J Obstet Gynecol. 1998 May;178(5):S250-3. [Resumen]

3.      Bachmann GA. The Clinical Platform for the 17Beta-Estradiol Vaginal Releasing Ring. Am J Obstet Gynecol 1998 May;178(5):S257-60 [Resumen]

Envia tu Sugerencia