VER FOTOS DE MESES ANTERIORES


PSEUDOQUISTE ESPLÉNICO

 

 

 

Foto A

Foto B

Foto C

Foto D

  Reporte del caso:

Paciente de 23 años de edad, sexo femenino, comienza 5 años antes de la consulta con dolor gravativo en hipocondrio izquierdo leve, intermitente, por lo que consulta en reiteradas oportunidades constatándose en ecografía abdominal quiste esplénico, no recibiendo tratamiento, evolucionando con igual sintomatología, hasta 1 semana antes de la consulta en que se agrega disnea clase funcional I-II, exacerbación del dolor, progresión de la disnea a clase funcional III-IV, astenia, adinamia y debilidad generalizada por lo que consulta siendo internada.

En el examen físico se constata palidez cutáneo-mucosa generalizada, abdomen asimétrico, esplenomegalia dolorosa y palpable de 15 cm de diámetro.

TAC de abdomen con cavidad de bordes netos y contenido líquido gigante en el bazo (Foto A)

Evoluciona durante la internación con hipotensión ortostática, caída del hematocrito de 27 a 25%, por lo que se realiza esplenectomía, constatándose tumoración de aspecto quística de 20 x 15 cm de diámetro (Foto B), de superficie lisa y contenido hemático (Foto C), y en la microscopia paredes fibrosas con calcificaciones, sin revestimiento epitelial (Foto D: microscopía teñido con Hematoxilina Eosinade izquierda a derecha se ven la cavidad, siderófagos, calcificación, fibrosis y en el ángulo inferior derecho parénquima esplénico normal), cuyo diagnóstico final es de Pseudoquiste esplénico.

 

Comentario:

Según la clasificación de Martín, la patología quística del bazo se clasifica en:

  1. Verdaderos o primarios: cuando presentan revestimiento epitelial.

Estos se subdividen en:

    1. Parasitarios: El 5% de los casos, la hidatidosis presentan quistes esplénicos;

    2. No parasitarios: Pueden ser a su vez:

·        Congénitos: por invaginación de las células mesoteliales del peritoneo,

·        Neoplásicos: el más común es el carcinoma epidermoide, y menos frecuentes son el quiste dermoide, hemangiomas y linfangiomas.

  1. Pseudoquistes o secundarios: cuando no presentan revestimiento epitelial.

Los pseudoquistes esplénicos son 5 veces más frecuentes que los verdaderos, y se producen en la mayoría de las veces por traumatismos contusos de abdomen; este dato solo se recaba en el 30% de los casos, y se producen por laceración de los vasos esplénicos, formándose un hematoma subcapsular que posteriormente sufre licuefacción rodeado por una pared fibrosa y degradación de los eritrocitos. La pared es gruesa y lisa, presenta calcificaciones en el 50% de los casos.

Predomina en el sexo femenino y entre la 2ª y 3ª década de la vida. Son asintomáticos, y cuando alcanzan gran tamaño dan síntomas por compresión de órganos vecinos. El 25% de los casos se complican con ruptura, infección o hemorragia significativa.

Otras causas que predisponen la formación de pseudoquistes esplénicos son la mononucleosis infecciosa, tuberculosis, hemoglobinopatías, anemia drepanocítica y posterior a un infarto esplénico.

 

Bibliografía:

1.      Robbins FG, Yellin AE, Lingua RW, Craig JR, Turrill FL, Mikkelsen WP. Splenic epidermoid cysts. Ann Surg 1978 Mar;187(3):231-5 [Resumen]

2.      Noguerales F, Armenteros J, Parraga JA, Lopez O, Vinagre LM. Epidermoid cyst of the spleen. Rev Esp Enferm Apar Dig 1988 Sep;74(3):279-82

3.      Rey-Seijo A. Pseudocyst of the spleen. Rev Esp Enferm Apar Dig 1979 Jan;55(1):67-76

4.      Lourenço D, Vilaça S, Gomes A. Secundary Splenic Cyst: About A Clinical Case. Arq Port Cirurgia 1998;7(4):244-46. [Texto completo en formato PDF]

5.      Edmond RE, Rochon BR, McPhail JF. A traumatic splenic pseudocyst--historical review, diagnosis, and current mode of treatment. J Trauma 1990 Mar;30(3):349-52

6.      Hung-Bun Lam, Tsang-Pai Liu, Kuo-Shyang Jeng. Huge Splenic Epidemoid Cyst: A Case Report. Chin Med J (Taipei) 1997;60:113-6. [Resumen] [Texto completo]