PRUEBAS DIAGNÓSTICAS PARA DETECCIÓN DE INFECCIÓN POR HELICOBACTER PYLORI

 

 

 

Texto en formato PDF (59KB)

 

 

Palabras claves: Pruebas diagnósticas, Helicobacter pylori.

 

La infección por H. pylori puede ser diagnosticada por métodos no invasivos o por biopsia endoscópica de la mucosa gástrica; la selección adecuada de la prueba más apropiada depende del cuadro clínico. Los métodos no invasivos incluyen la prueba del aliento de urea, pruebas serológicas, y detección de antígenos en materia fecal. El test del aliento de la urea se basa en la actividad de la ureasa derivada del H. pylori en el estómago; detectando cualitativamente infección activa con una sensibilidad y especificidad de más del 90%. Esta prueba está indicada para el diagnóstico inicial de la infección y para el seguimiento luego de realizado un tratamiento de erradicación. No debe repetirse este estudio antes de que transcurran por lo menos 4 semanas para evitar falsos negativos.

Las pruebas serológicas para H. pylori, son de bajo costo y ampliamente utilizadas para realizar diagnóstico en pacientes antes de iniciar el tratamiento. Presentan una sensibilidad y especificidad similar al test de la urea, pero se han reportado algunos resultados inconsistentes con algunos tests. Como la prevalencia del H. pylori varia según las localizaciones geográficas, la validación local de la prueba es necesaria. Las pruebas serológicas son de utilidad limitada para determinar el éxito de un tratamiento y no son confiables en niños.

Las pruebas de detección de antígenos en materia fecal representan una alternativa para el test de la urea con una sensibilidad del 89-98% y una especificidad mayor al 90%. Son apropiadas para realizar seguimiento, siempre que se realice con un intervalo de 8 semanas después de realizado el tratamiento.

Los pacientes con síntomas de alarma, como anemia, hemorragia digestiva o pérdida de peso, así como también pacientes mayores de 50 años de edad, deberían ser sometido a endoscopias para el diagnóstico de infección por H. pylori. Cuando la endoscopia se encuentra clínicamente indicada, la prueba de primera elección es la realización del test de la ureasa en una muestra de biopsia antral, permitiendo la detección rápida y barata de la actividad de la ureasa en el material de la biopsia, con una sensibilidad del 79-100% y una especificidad del 92-100%. La sensibilidad puede ser mejorada con biopsias múltiples, pero se pueden observar resultados falsos negativos en paciente con sangrado reciente o activo y en pacientes que se encuentran consumiendo antibióticos o drogas antisecretoras. Si el test de la ureasa es negativa, se deben obtener muestras de biopsia adicionales y enviadas a estudio histopatológico. El cultivo del H. pylori con sensibilidad a antibióticos no se realiza habitualmente en el diagnóstico inicial, pero se recomienda cuando existe un fallo terapéutico a una segunda línea de tratamiento.

 

Dr. Guillermo Firman

05-NOV-2002

 

Bibliografía:

  1. Suerbaum S, Michetti P. Helicobacter pylori infection. N Engl J Med 2002 Oct 10;347(15):1175-86 [Resumen]

  2. Chan FK, Leung WK. Peptic-ulcer disease. Lancet 2002 Sep 21;360(9337):933-41 [Resumen]

  3. Berger A. Helicobacter pylori breath tests. BMJ 2002 May 25;324(7348):1263 [Resumen]

  4. Romagnuolo J, Schiller D, Bailey RJ. Using breath tests wisely in a gastroenterology practice: an evidence-based review of indications and pitfalls in interpretation. Am J Gastroenterol 2002 May;97(5):1113-26 [Resumen]

  5. Meurer LN, Bower DJ. Management of Helicobacter pylori infection. Am Fam Physician 2002 Apr 1;65(7):1327-36 [Resumen]

 

 

Envia tu Sugerencia