TRATAMIENTO DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL EN PACIENTES MAYORES DE 80 AÑOS DE EDAD

 

 

 

Texto en formato PDF (68KB)

Palabras claves: hipertensión arterial, mayores de 80 años de edad, tratamiento

 

La reducción de la tensión arterial (TA) es efectiva en prevenir el accidente cerebro vascular (ACV) y otros eventos vasculares, incluyendo la insuficiencia cardiaca. En la pasada década, los beneficios del tratamiento parecen ser ampliamente consistentes en un rango de subpoblaciones y agentes antihipertensivos. Sin embargo, en las más recientes guías, la evidencia del tratamiento en pacientes mayores de 80 años de edad, el beneficio es dudoso. A pesar de que el riesgo de ACV se incrementa continuamente con el incremento de la TA a partir de 115/75 mm Hg aproximadamente, la asociación de la TA y el ACV se atenúa con el incremento de la edad. Estudios de población epidemiológicos sugieren en forma consistente que la TA y el riesgo de muerte están inversamente relacionados en aquellas personas mayores de 80 años, posiblemente reflejando en riesgo incrementado del tratamiento para la reducción de la TA o por causa inversa debido a enfermedades que pueden ser asociadas con reducción de la TA (como ser cáncer, demencia, infarto de miocardio, e insuficiencia cardiaca).

Un reciente análisis retrospectivo de cohorte de pacientes mayores de 80 años con hipertensión, de los cuales el 84,5% se encontraban recibiendo medicación antihipertensiva, reportaron una sobrevida más corta en aquellos con TA sistólica menor de 140 mm Hg, incluso después del ajuste por predictores conocidos de muerte. Estudios randomizados controlados involucrando a adultos mayores han excluido a mayores de 80 años. En un meta-análisis los resultados estimados del beneficio específico del tratamiento de la hipertensión arterial en este grupo etáreo (36% de reducción en el riesgo de ACV) podría ser compensado por los posibles efectos adversos, determinando un significativo incremento (14%) en el riesgo de muerte por cualquier causa (P = 0,05). Estos resultados positivos no fueron contundentes, desde la adición de datos de una hipótesis en un estudio apropiadamente diseñado que mostró que el efecto del no tratamiento suministró resultados no significativos.

Los resultados del estudio piloto HYVET (Hypertension in the Very Elderly Trial) fueron consistentes con los de aquel meta-análisis.

Ambos resultados sugieren que el tratamiento de la hipertensión fue asociada con una reducción del ACV pero también de un posible incremento de muerte por cualquier causa, tal que por cada ACV prevenido, se produjo una muerte por cualquier causa diferente al ACV.

En el estudio principal HYVET, Beckett y col. intentaron resolver las áreas de incertidumbre clínica sobre los beneficios relativos y riesgos del tratamiento antihipertensivo en pacientes mayores de 80 años.

Randomizaron 3845 pacientes de más de 80 años, que presentaban presión arterial sistólica de 160 mm Hg o más para recibir o un diurético (indapamida de liberación sostenida, 1,5 mg) o placebo. El inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina - IECA (perindopril 2 o 4 mg), o placebo, fue agregado si era necesario para obtener una meta de presión arterial de 150/80 mm Hg. El punto final primario era el ACV fatal o no fatal.

En el grupo de tratamiento activo (1933 pacientes) y en el grupo placebo (1912 pacientes) presentaban un promedio de edad de 83,6 años; con un promedio de presión arterial en posición sentado de 173,0/90,8 mm Hg; el 11,8% tenía una historia de enfermedad cardiovascular. El promedio de seguimiento fue de 1,8 años. A los 2 años, el promedio de presión arterial fue 15,0/6,1 mm Hg más baja en el grupo de tratamiento activo que en el grupo placebo. En un análisis de intención de tratar, el grupo de tratamiento activo fue asociado con un 30% de reducción en el porcentaje de ACV fatal o no fatal (95% intervalo de confianza [IC], −1 a 51; P = 0,06), un 39% de reducción en el porcentaje de muerte por el ACV (95% IC, 1 a 62; P = 0,05), un 21% de reducción en el porcentaje de muerte por cualquier causa (95% IC, 4 a 35; P = 0,02), un 23% de reducción en el porcentaje de muerte por causas cardiovasculares (95% IC, −1 a 40; P = 0,06), y un 64% de reducción en el porcentaje de insuficiencia cardiaca (95% IC, 42 a 78; P<0,001). Pocos eventos adversos serios fueron reportados en el grupo de tratamiento activo (358, vs. 448 en el grupo placebo; P = 0,001).

En conclusión, los resultados del estudio proveen evidencia que el tratamiento antihipertensivo con indapamida (de liberación sostenida), con o sin perindopril, en personas de 80 años o más es beneficioso.

 

 

 

MAY-08

 

 

Bibliografía:

  1. Beckett NS, Peters R, Fletcher AE, Staessen JA, Liu L, Dumitrascu D, Stoyanovsky V, Antikainen RL, Nikitin Y, Anderson C, Belhani A, Forette F, Rajkumar C, Thijs L, Banya W, Bulpitt CJ; HYVET Study Group. Treatment of hypertension in patients 80 years of age or older. N Engl J Med. 2008 May 1;358(18):1887-98. [Resumen]