MANEJO INICIAL NO QUIRÚRGICO DE LA APENDICITIS PERFORADA SIN MASA PERIAPENDICULAR

 

 

 

Palabras claves: manejo no quirúrgico, apendicitis perforada, masa periapendicular

 

Tradicionalmente la apendicitis ha sido tratada con cirugía temprana con el fin de prevenir la perforación. La experiencia demuestra que una vez que la perforación del apéndice cecal ocurre, las complicaciones se incrementan dramáticamente. Intentando disminuir estas complicaciones se ha intentado el manejo selectivo inicial no quirúrgico con o sin drenajes de abscesos guiados por métodos radiológicos.

En pacientes con apendicitis perforada con masa periapendicular, el manejo no quirúrgico ha sido bien establecido como seguro y efectivo, es ampliamente preferido como método terapéutico.

Sin embargo, en pacientes con apendicitis perforada sin masa periapendicular, el manejo no quirúrgico no se ha evaluado.

La tomografía axial computada (TAC) ha demostrado ser extremadamente exacta para el diagnóstico de apendicitis y para evaluar la extensión de la misma, con una sensibilidad y especificidad de casi el 100% para el diagnóstico de apendicitis, y 92% de sensibilidad y 88% de especificidad para detectar abscesos, flemones o gas intraluminal en apendicitis perforada

David Oliak y col. diseñaron un estudio para evaluar el manejo no quirúrgico de la apendicitis sin masa periapendicular en 77 pacientes, por medio de antibióticos (cubriendo bacterias Gram negativas y anaerobios con cefotetan o trimetoprima-sulfametoxazol y metronidazol o amoxicilina-clavulanato) vs. tratamiento quirúrgico convencional. Los pacientes fueron evaluados con TAC y todos los incluidos en el estudio tenían evidencia de abscesos o flemones, acompañados de dolor abdominal localizado.

Los resultados obtenidos fueron resolución completa del 95% de los pacientes, 5% presentaron progresión a peritonitis, 12% de complicaciones totales, y 6,5% de recurrencias en el seguimiento a las 30 semanas. Realizaron en 40% de los pacientes drenajes de abscesos en forma percutánea, y presentaron un tiempo de hospitalización mayor.

 

Comentario:

En base a los resultados de este estudio, se sugiere que el manejo inicial no quirúrgico de la apendicitis perforada, con o sin masa palpable, podría considerarse en pacientes seleccionados, siempre en combinación de TAC para certificar el diagnóstico y detectar en forma precoz potenciales complicaciones.

Además, estos hallazgos requieren investigaciones adicionales con mayor número de pacientes para determinar la eficacia del mismo.

 

Bibliografía:

1.      Oliak D, Yamini D, Udani VM, Lewis RJ, Vargas H, Arnell T, Stamos MJ. Nonoperative management of perforated appendicitis without periappendiceal mass. Am J Surg 2000 Mar;179(3):177-81 [Resumen]

2.      Yamini D, Vargas H, Bongard F, Klein S, Stamos MJ. Perforated appendicitis: is it truly a surgical urgency? Am Surg 1998 Oct;64(10):970-5 [Resumen]

3.      Oliak D, Sinow R, French S, Udani VM, Stamos MJ. Computed tomography scanning for the diagnosis of perforated appendicitis. Am Surg 1999 Oct;65(10):959-64 [Resumen]

4.      Vargas HI, Averbook A, Stamos MJ. Appendiceal mass: conservative therapy followed by interval laparoscopic appendectomy. Am Surg 1994 Oct;60(10):753-8 [Resumen]

5.      Kokoska ER, Silen ML, Tracy TF Jr, Dillon PA, Cradock TV, Weber TR. Perforated appendicitis in children: risk factors for the development of complications. Surgery 1998 Oct;124(4):619-25; discussion 625-6 [Resumen]

Envia tu Sugerencia