AMPLITUD DE LA RESECCIÓN EN EL MANEJO DE  ADENOCARCINOMA DUODENAL

 

 

 

Palabras claves: adenocarcinoma duodenal, resección segmentaria, pancreatoduodenectomia

 

El adenocarcinoma duodenal representa menos del 0,5% de todos los cánceres gastrointestinales y el 30-45% de los cánceres del intestino delgado. La resección completa es la única opción para la curación, pero esto no siempre es factible en casos con tumores localmente avanzados o en casos de tumores que invaden la raíz del mesenterio.

La pancreatoduodenectomia (PD) es únicamente apropiada para realizar la resección apropiada de neoplasias localizadas en la segunda porción del duodeno cerca del ampolla y de la cabeza pancreática. Para neoplasias localizadas en la primera, tercera y cuarta porción, la resección completa puede lograrse con la remoción del segmento afectado. Por otro lado, se argumenta que la resección duodenal segmentaria (RS), resulta en inadecuada resección de los márgenes y en incompleta linfadenectomía regional. Por estas limitaciones, la PD se recomienda como método de elección en tumores duodenales, independientemente del sitio exacto.

Kaklamanos y col. realizaron un estudio retrospectivo, comparando los resultados perioperatorios, sobrevida, y extensión de la linfadenectomía de pacientes con adenocarcinomas duodenales primarios sometidos a PD vs. RS, obteniendo los siguientes resultados:

 

PD

RS

p

Morbilidad

27%

18%

No significativa

Sobrevida a los 5 años

30%

60%

No significativa

 

El único factor pronóstico independiente es el compromiso ganglionar, los paciente con compromiso ganglionar tienen una sobrevida del 15% a los 5 años comparado del 60% de sobrevida en aquellos sin compromiso ganglionar (p = 0,014). El grado de diferenciación tumoral no se correlaciona con la sobrevida.

Los procedimientos paliativos no son compatibles con buena sobrevida a los 5 años comparado con resecciones curativas, 12 vs. 32 meses de promedio respectivamente.

Los resultados pueden ser mejorados con un diagnóstico temprano realizado por tomografía axial computada, endoscopía flexible, y radiología contrastada que presentan sensibilidad aceptable en detectar patología del tracto gastrointestinal superior.

En base a los resultados, para tumores que se presentan compromiso de la tercera o cuarta porción del duodeno, confinados a la pared, se puede realizar una RS (con examen microscópico de los márgenes negativos), esto incluye remoción de ganglios linfáticos periduodenales. La PD es el procedimiento de elección para los tumores localizados en la segunda porción del duodeno y para tumores distales localmente avanzados.

 

Comentario: El diagnóstico de los cánceres duodenales son habitualmente de diagnóstico tardío, debido a que producen problemas locales secundarios al crecimiento del tumor. Por ello se debe tratar de realizar el diagnóstico precoz, para poder ofrecerle al paciente, dentro de lo posible, un tratamiento curativo.

 

Bibliografía:

  1. Kaklamanos IG, Bathe OF, Franceschi D, Camarda C, Levi J, Livinstone AS. Extent of Resection in the Management of Duodenal Adenocarcinoma. Am J Surg 2000;179:37-41. [Resumen]

 

2.      Lowell JA, Rossi RL, Munson JL, Braasch JW Primary adenocarcinoma of third and fourth portions of duodenum. Favorable prognosis after resection. Arch Surg 1992 May;127(5):557-60. [Resumen]

 

3.      Sohn TA, Lillemoe KD, Cameron JL, Pitt HA, Kaufman HS, Hruban RH, Yeo CJ Adenocarcinoma of the duodenum: factors influencing long-term survival. J Gastrointest Surg 1998 Jan-Feb;2(1):79-87. [Resumen]

Envia tu Sugerencia