GASTROSTOMIA PERCUTANEA ENDOSCOPICA (PEG)

 

 

 

Palabras claves: Gastrostomía percutánea endoscópica, Nutrición enteral, sondas de alimentación.

 

La nutrición es un factor de gran importancia en los pacientes con alteraciones neurológicas que provocan deficiencias deglutorias, disfagia  o imposibilidad de alimentación oral suficiente.

La colocación de una sonda nasogástrica, para suplementar la alimentación, es recomendable cuando  el  problema es temporario y si esta deber permanecer por un lapso no mayor a 2 meses.  La utilización de sonda nasogástrica tiene la desventaja  de ser poco confortable para el paciente y por esto mal tolerado,  dificulta la reeducación  foniátrica y aún deglutoria, imposibilita la movilización activa del paciente y disminuye la comunicación. La permanencia prolongada de ésta provoca lesiones de decúbito en la nariz,  irritación faríngea y esofágica, lesiones por decúbito en esófago inferior y cardias, mantiene abierto el esfínter esofágico inferior y favorece el reflujo gastroesofágico.

La gastrostomía percutánea endoscópica es considerada , por muchos autores, como el tratamiento de elección en los enfermos que requieran una nutrición enteral prolongada, fundamentalmente en:

·        pacientes con  alteraciones deglutorias neurológicas  como ocurre en  ACV y  parálisis cerebral.

·        disfagias como en la esclerosis lateral amiotrófica.  

·        alteraciones deglutorias e imposibilidad para  una suficiente nutrición oral en pacientes ancianos o demenciados. 

·        niños con alteraciones nutricionales provocadas por Enfermedad de Crohn.

·        grandes quemados o  trauma severo

·        pacientes con  lesiones  orofaríngeas orgánicas que impiden la alimentación oral.

¿Cuándo tomar la decisión de someter aun paciente a PEG?  Esta técnica está indicada en las entidades antes señaladas, pero no es necesario esperar largo tiempo con sonda o sin ella para indicarla. El momento en que sabemos que la patología que padece el paciente requerirá un período largo de alimentación enteral es el  tiempo de indicarla.  Algunos autores indican PEG al 10° día luego que el paciente no recobró su capacidad deglutoria.

Esta es una técnica  de acceso mínimo, pudiendo realizarse con anestesia local que requiere de dos operadores, un cirujano intervencionista y un endoscopista entrenados en estas técnicas.  En manos experimentadas es un procedimiento seguro y corto, con muy baja tasa de morbilidad y mortalidad. Cuenta como ventajas, la posibilidad de la permanencia del tubo de gastrostomía por largo tiempo,  gran aceptación por el paciente, fácil manejo del personal al cuidado de los pacientes.  Además, el tubo puede ser ocultado debajo de la ropa en aquellos tiene una vida social activa y aún reemplazado por un botón de gastrostomía, dispositivo que sobresale  levemente de la superficie de piel.  Finalmente, si el individuo sorteara la condición que llevó a la indicación de nutrición enteral la gastrostomía podría ser retirada y la fístula gastro-cutánea cicatrizará  en  poco tiempo.

  

COMENTARIOS:  Muchos pacientes no tienen la oportunidad de mejorar su calidad de vida debido al desconocimiento de los beneficios que tiene la gastrostomía percutánea endoscópica.   Además de las ventajas expresadas anteriormente, la nutrición por PEG  disminuye el tiempo de administración de los alimentos, ya que permite la colocación de un tubo de mayor diámetro,  beneficiando no solo al enfermo sino a quienes tienen la función de cuidarlos.  Es importante recalcar que no es necesario tener parámetros de desnutrición, como descenso exagerado  del peso o valores de albúmina bajos, para pensar en un vía accesoria enteral de alimentación  que sustituya total o parcialmente la alimentación oral, según sea necesario.

 

Bibliografía

1- Answar Hussain, Sheila Woolfrey, Jane Massey, Ann Geddes, James Cox. “Percutaneous Endoscopic Gastrostomy”.   Postgrad Med J  1996  Oct; 72 (852): 581 – 5.[Resumen]

 

2- Hassan, M; Meara, R. J.; Bhowmick, B. K; Woodhouse K. “Percutaneous Endoscopic Gastrostomy in Geriatric Patients:  Attitudes Of Health Care Professionals”  Gerontology 1995; 41:326-331. [Resumen]

 

3-Chio A.; Finocchiaro E.; Meineri P; Bottacchi E, Schiffer D.“Safety an factors related to survival after percutaneous endoscopic gastrostomy in ALS. ALS Percutaneous Endoscopic Gastrostomy Study Group”.   Neurology 1999 Sep 22; 53(5): 1123-5. [Resumen]

 

4-Sheridan R.; Schulz J.; Ryan C.; Ackroyd F, Basha G.; Tompkins R: “Percutaneous endoscopic gastrostomy in burn patients”.   Surgical Endoscopy 1999. Apr;13(4):401-2. [Resumen]

 

5-Cosgrove M.; Jenkins H.“Experience of percutaneous endoscopic gastrostomy in children with Crohn´s disease.” Arch Dis Child  1997; 76: 141-143. [Resumen] [Texto completo]

 

Envia tu Sugerencia